Menú Principal
5
13 de junio de 2016

[Valparaíso] Justicia y Superintendencia de educación informan a estudiantes sobre la etapa participativa del proceso constituyente

Colegios de la región han recibido la visita de las autoridades quienes invitan a los estudiantes a sumarse a la conversación.

Más de 200 estudiantes de educación media del Colegio San Ignacio de Viña del Mar fueron invitados por la Seremi de Justicia y Derechos Humanos, Paz Anastasiadis, y el director regional de la Superintendencia de Educación, Pablo Mecklenburg, a participar del proceso constituyente que se está llevando a cabo a lo largo del país, y que culmina el próximo 23 de junio.

Procurando fomentar la participación de los jóvenes, que desde los 14 años pueden hacerse parte de los diálogos, las autoridades explicaron a los estudiantes cómo, de qué forma y hasta cuándo podrán inscribirse en la etapa participativa del proceso que busca recoger todas las voces que conforman nuestra sociedad.

La seremi de Justicia y Derechos Humanos, Paz Anastasiadis, destacó la convocatoria que generó esta actividad en la comunidad escolar, “se valora que en este proceso constituyente tan relevante para el país, se haya podido reconocer el derecho de los adolescentes a ser escuchados, de esta manera el diálogo va sumando diversas opiniones, desde los más jóvenes hasta los más adultos, por eso este llamado que hemos realizado en visitas a diferentes colegios de la región, donde hemos podido evidenciar el interés de participación y diálogo que han destacado los propios estudiantes”.

Al respecto el director regional de la Superintendencia de Educación, Pablo Mecklenburg, indicó, “hemos estado trabajando en el colegio, difundiendo, tratando de prender una llamita de interés y participación, fue muy interesante la jornada, habían muchas voces críticas, de la desconfianza, pero la única manera de rebatir eso es con diálogo y conversación, mostrando las ideas e instancias, cada grupo que se junte a discutir en el país, van a tener énfasis distintos y claramente si se junta un grupo de estudiantes de 14 años, sus preocupaciones, sus intereses, van a ser muy distintos a un grupo de adultos mayores que van a estar mirando un mismo Chile pero desde otra perspectiva, la suma de todo eso, es la riqueza del proceso”.