Menú Principal
graf_comunicado-660x307 (1)
15 de diciembre de 2017

Seremi Bussenius valoró apoyo del Congreso que consagra como ley la primera Defensoría de la Niñez

Como un avance sustancial en la agenda legislativa definida como prioritaria en materia de infancia y adolescencia por el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, calificó el Seremi de Justicia y Derechos Humanos, Pablo Bussenius, la aprobación por unanimidad en el Senado del proyecto que crea la Defensoría de los Derechos de la Niñez, en virtud de lo cual éste quedó en condiciones para ser promulgado como ley de la República.

Explicó que la iniciativa se enmarca dentro de la batería de ocho Proyectos de Ley con que el Gobierno busca dotar de una nueva política e institucionalidad en materia de niñez a nuestro país. La futura Defensoría de la Niñez viene a sumarse así a la Ley de Maltrato Infantil y a la Ley que regula las entrevistas videograbadas para niños, niñas y adolescentes (NNA) víctimas de delitos sexuales, ambas aprobadas recientemente.

Así, y por primera vez en la historia, con la puesta en marcha de la Defensoría de la Niñez, Chile contará con una entidad autónoma que protegerá y promoverá los derechos de niños, niñas y adolescentes. Como organismo especializado será el encargado de monitorear la actividad del sistema, observando de manera permanente a todas las instituciones públicas o privadas que se dediquen a la promoción y protección de los derechos de los NNA.

Bussenius indicó que cuando la Defensoría tome conocimiento de una vulneración, deberá denunciarla. Asimismo, podrá querellarse en delitos específicos que revistan caracteres de gravedad, relevancia o interés social comprometido (sustracción de menores, violación, estupro y otros delitos sexuales, homicidio, infanticidio y lesiones corporales); además de interponer las acciones de protección y amparo.

La Defensoría podrá recibir peticiones de los niños y niñas o de sus familias, las que deberá derivar a los tribunales u órganos públicos o privados que correspondan y deberá hacer seguimiento al caso.

También estará facultada para requerir antecedentes o informes a los órganos de la Administración del Estado y a las personas jurídicas que se dediquen a la promoción y protección de la infancia. Asimismo, podrá actuar como facilitador entre éstas instituciones y los niños, niñas o sus familias para lograr soluciones amistosas y así evitar ir a los tribunales de justicia.

Otra función será la de difundir los derechos de niños y niñas ante los órganos públicos y la sociedad, facilitando su enseñanza en todos los niveles del sistema educacional. También deberá velar por la participación de niños y niñas, de tal manera que puedan expresar su opinión y ser oídos en los asuntos que les conciernen.

La creación de la Defensoría de los Derechos de la Niñez se fundamenta en las obligaciones internacionales adquiridas por Chile desde la ratificación de la Convención sobre Derechos del Niño en 1990, a partir de la cual se adquirió el compromiso de adoptar medidas legislativas, administrativas y de otra naturaleza que permitan dar protección y promover los derechos de los niños y niñas.

Al respecto, el Seremi manifestó que ésta responde a un anhelo de muchos años y al esfuerzo de diversos actores de nuestra sociedad, recordando que existieron diversas mociones parlamentarias y el Comité de Derechos del Niño recomendó a Chile en tres oportunidades la creación de una institución de esta naturaleza.

Noruega fue el primer país en adoptar una Defensoría de la Niñez en 1981. A ella se sumaron en la misma época Australia y Finlandia. En menos de 10 años esta institución se extendió principalmente en Europa: Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Islandia, Bélgica, Austria, Francia y también en América Latina en Argentina, Costa Rica y Colombia, entre otros.