Menú Principal

Se encuentra en primer trámite constitucional en la Cámara de Diputados, el Proyecto de Ley sobre Reforma integral al sistema de adopción (Boletín 9119-18).

El Gobierno de la Presidenta Bachelet asumió la propuesta formulada al Congreso en el período anterior y le introdujo diversos cambios de manera de contar con un sistema que esté acorde con el propósito de garantizar los derechos de niños, niñas y adolescentes en situación precaria.

Se precisa que la adopción busca velar por el interés superior del adoptado, y amparar su derecho a vivir y desarrollarse en el seno de una familia que le brinde el afecto y le procure los cuidados tendientes a satisfacer sus necesidades espirituales y materiales, cuando ello no le pueda ser proporcionado por su familia de origen.

Se establece que la adopción es siempre subsidiaria y solo procederá en aquellos casos en que se acredite la imposibilidad de disponer de otras medidas que permitan la permanencia de la niña, niño o adolescente en su familia de origen.

La adopción tiene por objeto restituir el derecho a vivir en una familia idónea a aquel niño, niña o adolescente cuya familia de origen no le pueda proporcionar los cuidados que le permitan satisfacer su necesidades tendientes a alcanzar su desarrollo integral.

Será el Tribunal el que determinará quiénes son los más idóneos para adoptar al niño o la niña, en función de los informes técnicos en los cuales deberá estar presente.

Con la idea de mantener el vínculo familiar, en caso que dos o más niñas, niños o adolescentes que se encuentren en situación de ser adoptados sean hermanos, se procurará que los adopten los mismos padres.

Se releva el derecho de los niños a ser oídos, se perfeccionan las causales para definir la adoptabilidad y se considerarán los informes de familias que ya han adoptado cuando quieran volver a hacerlo para no repetir reevaluaciones, de manera de dar mayores alternativas y posibilidades para acelerar el proceso.