Menú Principal
Mediación
18 de noviembre de 2015

[Magallanes]: Seremi Bussenius destacó certificación de CAJ y UMAG a 176 mediadores escolares de establecimientos básicos y medios de Punta Arenas

En una inédita experiencia, un total de 176 estudiantes de enseñanza básica y media de Punta Arenas fueron certificados como mediadores escolares, en el marco de un convenio de trabajo entre el Centro de Mediación de la Corporación de Asistencia Judicial (CAJ) y la Universidad de Magallanes (UMAG), en alianza estratégica con la Secretaría Regional Ministerial de Educación y la Corporación Municipal de Punta Arenas (CORMUPA).

Tal acreditación se realizó en dos ceremonias en el salón Gabriela Mistral de la Secretaría Regional Ministerial de Educación, la primera de ellas con la presencia del Seremi de Justicia, Pablo Bussenius, la Directora Regional (S) de la CAJ, Martina Pradenas, Uribe,y la Coordinadora del Centro de Mediación de la CAJ, Cristina Montiel, además de representantes de la Seremi de Educación, Nancy Yáñez;de CORMUPA, Sergio Cárdenas;de la UMAG, Carolina Garcés;y docentes de los distintos colegios participantes. La segunda de ellas contó con la Seremi de Educación, Margarita Makuc.

De esta manera se puso término a un ciclo de trabajo durante 2015, el cual se abrió especialmente a la formación de mediadores en enseñanza básica, con miras a la posterior ejecución de proyectos que incentiven la mediación escolar al interior de los establecimientos educacionales como estrategia de resolución de conflictos.

Así se logró capacitar a 100 niños y niñas de colegios municipales de enseñanza básica, con sus respectivos profesores, mientras que en educación media se trabajó con 76 estudiantes de establecimientos particulares subvencionados y municipales.

Cristina Montiel, coordinadora del Centro de Mediación de la CAJ, señaló que los mediadores escolares recibieron cuatro talleres de formación en los que trabajaron temáticas desde el reconocimiento del conflicto, el manejo de la comunicación y técnicas propias de la mediación para resolver conflictos.

Su desafío es poder constituir equipos de mediación al interior de los establecimientos y comenzar a resolver conflictos de manera distinta: “Ya aportamos con la formación, la entrega de herramientas y ahora les corresponde a ellos seguir avanzando en esta implementación de sistemas de mediación. La idea es que cuando haya un conflicto en el colegio, antes de llegar al inspector, a la orientadora, puedan ser los mismos chicos los que estén a cargo de resolverlo”.

A su vez, Lorena Aguilar Soto, coordinadora del Diplomado en Mediación de la UMAG, destacó la motivación de niños y jóvenes para aprender y su disposición con la mediación, características que dan cuenta con una personalidad adecuada para trabajar en la resolución de conflictos, la tolerancia y el respeto de compartir entre ellos y con otros establecimientos.

Como pioneros en esta iniciativa, remarcó que tienen ahora el desafío con la CAJ, y eventualmente con las otras entidades involucradas, de poder proyectarse e instalarse en Puerto Natales y empezar a ver como expandirse a Porvenir y Puerto Williams.

Juan Manuel Mancilla, docente de la Escuela Pedro Sarmiento de Gamboa, resaltó que los niños van a ser el semillero y quienes abrirán el paso a las futuras generaciones de mediadores escolares para que este proyecto tenga éxito a futuro: “Es una forma de vida que van a elegir y los va favorecer para su desarrollo personal y la construcción de una sociedad que todos queremos”.

Entre los estudiantes, Tania Traba, del 7° básico de Escuela Arturo Prat, valoró que la experiencia la ayudó mucho a aprender a hablar con las personas y a reconocer cualquier señal de violencia escolar para poder evitar que genere algún conflicto. En tanto, Sebastián Rivas, de 5° básico de Escuela Pedro Sarmiento de Gamboa, señaló que ha crecido gracias a esta herramienta y que cualquier persona puede aprender a resolver problemas si conoce lo que es la mediación.

Finalmente, el seremi de Justicia, Pablo Bussenius, destacó que el diálogo, el respeto y la resolución de conflictos son pilares fundamentales para poner atajo a la violencia que se vive en el mundo de hoy, y que los niños son los llamados a mostrar hoy a los adultos que este cambio es posible.