Menú Principal
CAPACITACION MUJERES
15 de enero de 2018

160 internas que recibirán al Papa en el CPF de San Joaquín accederán a programa de reinserción social

Una alianza entre el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Gendarmería, Banco Estado y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), permitirá entregar USD$300.000 en capital semilla a mujeres emprendedoras que cumplen condena al interior del Centro Penitenciario Femenino (CPF) de San Joaquín, recinto que será visitado por el Papa Francisco este martes 16 de enero.

La iniciativa, denominada “Programa de Reinserción Económica y Emprendimiento para Mujeres en Conflicto con la Ley”, se focalizará en los factores que influyen en la comisión del delito, específicamente en el área de salud mental, formación en habilidades prosociales y capacitación en temas laborales. El objetivo del programa es prepararlas para el egreso tras cumplir condena, culminando con la inserción laboral en un trabajo dependiente o como microemprendedoras con acceso a capital semilla y a un microcrédito.

El subsecretario de Justicia, Nicolás Mena, destacó esta iniciativa que busca contribuir a reducir los índices de victimización a través de la interrupción de conductas delictuales que llevan a la reincidencia. “No vamos a bajar los índices de delincuencia, si no atacamos el problema de fondo que es la falta de oportunidades, la marginalidad y la pobreza. El foco de una Política Pública de Reinserción Social debe estar puesto en las causas que llevan a una persona a cometer un delito”.

Es fundamental entregarles herramientas en capacitación, educación y trabajo, además de valores, en el entendido de que las personas privadas de libertad siguen siendo seres humanos con dignidad y derechos, que merecen una segunda oportunidad. Ese es el mensaje que nos trae el Papa Francisco con su visita a la cárcel de mujeres”, indicó el subsecretario.

El programa se extenderá por 14 meses, período en que se espera que las internas del CPF fortalezcan sus capacidades personales y se empoderen económicamente, de tal forma que desistan de su carrera delictiva cuando regresen a la comunicad. La ejecución del proyecto fue adjudicado a la Corporación Abriendo Puertas, institución que cuenta con 17 años de trabajo con mujeres en contexto de encierro.